Hay veces que parece que se alinean los planetas para encontrar un sitio mágico en la ciudad. Escondido en una pequeña calle en el Madrid de casas centenarias que esconden vigas de madera que atraviesan sus paredes y soportan los muros centenarios,  en el antiguo barrio medieval de Santiago, que fue arrasado casi totalmente por José Bonaparte para abrir grandes espacios alrededor de Palacio, descubrimos una tienda que ya desde fuera tiene un poder de atracción especial. Primero porque es una llamada a los golosos y luego porque tiene ese aspecto de lugar mágico que tiene el poder de devolvernos a la infancia.

 

Acaramelada es el nombre de este precioso local. A los que más o menos sois mi generación os sonará de una poesía de Gloria Fuertes: El Hada Acaramelada, que más tarde descubrí que fue la inspiración para crear la marca.

 

acaramelada tartas Madrid

 

La entrada de madera y tonalidades rosas nos da la bienvenida a una preciosa tienda donde todo es bonito. Algo así como si de repente llegáramos al mundo de Oz. Y qué quereis que os diga, una mano de dulzura y moñaditas en un mundo un pelín hostil a veces, sienta divinamente.

 

No puedo hablar de Acaramelada sin hacerlo de su motor, María José, y de su inseparable compañera de fatigas, su hermana Ana Rosa. Cuando crucé la puerta del local ya me estaban dando el primer “caramelo”. Una trampilla abierta en el suelo, unas escaleras que prácticamente se deshacían bajo nuestras pisadas y una galería de ladrillo visto abovedado que en su momento comunicaba con el Palacio Real para que las monjas clarisas que allí habitaban tuvieran acceso directo a palacio (solían ser las hijas bastardas de los cortesanos).

 

El olor a humedad y el angosto pasillo desembocan en un muro, hoy tapiado, que antaño debió ser testigo de historias de amor, de la frustración de las monjas allí recluidas por imperativo familiar, de escapadas nocturnas de palacio y de todo aquello que de nuestro imaginario personal pueda salir que seguro que nos quedamos cortos.

 

Y así empezó una de las tardes más agradables que he pasado desde que tengo el blog. Un café, unos dulces espectacularmente buenos y una charla con dos personas a las que parecía conocer de toda la vida.

 

Acaramelada es tartas, cupcakes, galletas de esas que salen en los programas de Divinity y que dan ganas de chupar la pantalla. Da como pena comer cualquier cosa de las que tienen porque todas tienen un diseño precioso. Pero luego al probarlo entiendes porqué hay que probarlas. Suaves, con el dulce justo para no empalagar, una textura y un sabor que podrían hacer que se resolviera cualquier conflicto bélico si ambas partes las toman negociando.

 

Y todo esto lo ha montado una ingeniera de minas. Supongo que el cálculo de estructuras le habrá ayudado a hacer tartas que parecen esculturas y a trabajar los materiales con una técnica digna de un ingeniero pero con una sensibilidad digna de un artista.

 

María José tiene una de esas preciosas historias de “superhéroe casero”. Trabajo en empresón, me quedo embarazada de gemelos, o reposas o los pierdes; y alrededor de su cama, durante los meses de reposo de embarazo empieza a hacer crecer a sus gemelos y una idea. Y así nace Acaramelada. Casi a la par que sus hijos.

 

Toda la historia de Acaramelada tiene un punto que nos hace creer en la predestinación. Cómo surge la idea, cómo llega al precioso local de la calle Santa Clara, hasta la placa de Chocolates y Dulces Matías López que encuentran en el local (un antiguo estudio de arquitectura) parece que la conduce a que este negocio sea suyo.

 

Acaramelada tartas personalizas madrid

 

No solo hacen tartas, galletas y cupcakes. Sirven a eventos y empresas (me parece una idea super original hacer tartas corporativas o galletas con el logo de la empresa en vez de llaveros de toda la vida) y hacen cursos y talleres. Para los que sois padres hay uno que tiene muchísimo éxito y es el Taller de niños y mayores.  También hacen divertidísimos talleres para amigos y para empresas. ¿Qué mejor que acercar posiciones en el trabajo entre equipos que haciendo galletas?

 

Un precioso local en el que hasta el último objeto tiene su propia historia (incluso tuvieron su propio fantasma), unos productos de gran calidad y espectacularmente buenos y dos hermanas que conquistan por su humor y el cariño que ponen en lo que hacen. La fórmula para que nos enamoremos de este negocio.

 

Lo dicho, una de las tardes más agradables que he pasado descubriendo un pedacito muy dulce de Madrid.

 

Así que tomad nota; mi tarta de cumpleaños quiero que me la haga ella.. Y si hay que hacer de “beta-tester” de algún producto nuevo ¡contad conmigo!

P. D. Si alguien tiene alguna intolerancia que no tenga problema que también tienen productos de este tipo.

 

Contacto y pedidos
Tlf. 91 548 70 62
acaramelada@acaramelada.com

Horario

De martes a sábado de 11:00 a 19:00
Dirección
Metro: Ópera

3 comentarios en “ACARAMELADA. EL PARAÍSO DE LOS AMANTES DEL DULCE”

  1. La suerte de tener una tienda como Acaramelada es que un día aparece alguien como tu. Es cierto que nosotras teníamos cierta ventaja, sabíamos que tu curiosidad y amor, por este Madrid nuestro, era algo que nos unía antes de conocernos. Pero luego, la verdad, es que fue una fantástica conexión. No te voy a decir muchas más cosas, que después de tus bonitas palabras pueden sonar poco sinceras, pero tu sabes ya lo que pensamos de ti. Deseando hacer esa tarta de cumpleaños, para sorprenderte ¿podremos?. Y como siempre estamos haciendo pruebas con nuevas recetas pásate a testarlas de vez en cuando, te esperamos y por supuesto si quieres acompañada de Sr Tripadvisor.

    Gracias por tu magia.

    María José y Ana

    1. Ojalá os encarguen esa tarta! O una galletita mona, soy de buen conformar! En cuanto vuelva por el centro hacemos un “Parte 2” que disfruté muchísimo de la tienda pero sobre todo de la charla.
      Gracias a vosotras y seguid endulzándonos la vida con tanto cariño!

Deja un comentario