Voy al grano: hacía tiempo que no disfrutaba tanto comiendo. A partir de aquí solo puedo deciros que debéis probar el restaurante La Brújula.

12039719_911207288953743_6664560974110588956_n
Interior restaurante La Brújula

Si sentís que Madrid se os queda pequeño solo hay que entrar en este acogedor restaurante para darse un paseo por el mundo probando sus platos. De norte a sur y de este a oeste. Marcad un punto cardinal para cada plato y probad algo de allí. Vais a acertar seguro.

¿Qué tiene la Brújula de especial?

  • Primero mucho empeño en hacer bien las cosas y eso se nota en el trato con el cliente, la decoración y, por supuesto, la cocina.
  • Es sorprendente. Leed la carta porque luego os sorprenderá la presentación de los platos. Pedid una ensalada y tendréis un pequeño huerto sobre la mesa. Un arroz con leche en el que no se ve el arroz… No sé si tendrá algo que ver con el pasado del alma de este restaurante, Ana (una publicista reconvertida como tantos pero con un talento innato para la hostelería) que hace que sus platos trasciendan la imagen que tenemos de los alimentos. Y es que no hay que olvidar que, de entrada, comemos por los ojos.

12190999_913945932013212_3483005193579645951_n

11221700_923963011011504_8089812732443845877_n

11227765_911204275620711_5156726465855528219_n

Pero no todo queda en una original presentación, los sabores son espectaculares.

Dejad que os asesoren en los vinos. Tienen una selección de vinos de todo el mundo y de vez en cuando, como nos decía Ana, hay que salirse del circuito y probar. Para volver a nuestros vinos siempre hay segundos platos.

Un sitio que recomiendo porque me encantan las cosas hechas con ilusión y con cariño. Las que se cuidan en todos sus planos. Y sobre todo las que tienen una historia como la de La Brújula, que nos enseña que nos podemos salir del guion y hacer muy bien las cosas. Además tiene ese no-sé-qué en el ambiente que hace que la estancia sea pausada, sin prisas. No te están echando para meter otro turno. Y eso se agradece y mucho.

Podéis ir a comer, a merendar, a cenar a tomar un cóctel o a probar su brunch. Cualquier opción es buena en este local.

Os animo a que cojáis La Brújula, encontréis el norte y os deis un homenaje de sabores espectaculares.

  • Donde están: Calle Santa Teresa, 12 – Madrid
  • Web: pinchando aquí
  • Reservas: 91 308 60 52
  • Precios: pinchando aquí podéis ver la carta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: