EN MADRID, LA FELICIDAD ES UN DISPARO

Vivimos rápido. La ciudad va a otro ritmo, a más revoluciones de las que percibimos. Por eso la felicidad se mide en momentos que pasan a toda prisa, efímeros trocitos de alegría que cuando suman pueden hacer que el día se convierta en fantástico. Son efímeros, pero pueden dejar huella. En Madrid, la felicidad es tan…

MADRID NO SE VENDE

Se vende Madrid y no se vende en servilletas de papel.   Se vende Madrid, se tiene que vender Madrid, y no quiero que sea en un trozo de papel de usar y tirar donde se pueda recoger la esencia de mi ciudad. Es tan necio como creer que podemos transmitir un beso de unos labios…