Y eso era el restaurante la Antoñita. Una antigua jabonería de la Cava Baja.

 

Cuentan que la Antoñita fue la jabonería más importante de Madrid y no es difícil imaginar el magnífico olor que inundaría la calle cuando la producción de jabones estuviera a pleno rendimiento. De la antigua jabonería conserva el letrero de la puerta y la tina donde se cortaba el jabón, que hoy es un espectacular lavabo.

restaurante la Antoñita

La Antoñita forma parte de lo que hoy conocemos como la Posada del Dragón que, a comienzos del siglo XVI, fue una alhóndiga (un granero municipal, en el que se almacenaba el pan y se regulaba su distribución y venta a precios asequibles). Fue propiedad de la Villa de Madrid y cuentas las crónicas que se remonta a la época de los Reyes Católicos. ¡Ahí es nada!

 

La Posada del Dragón fue construida como casa de huéspedes en 1868 por el arquitecto, Marqués de Cubas. El edificio es una corrala típica del siglo XIX, y en su interior quedan restos de la muralla del siglo XII. 900 años de historia nos contemplan mientras comemos sentados sobre ellos. Da como vértigo pensar todo lo que habrán visto esas piedras.

 

A finales del siglo XIX, el edificio original fue demolido y se reconstruyó en 1910. Se convirtió en alojamiento de comerciantes del Rastro, mercaderes y proveedores del cercano mercado de La Cebada.

 

Tras la última reforma, la posada fue reconvertida en un bonito hotel manteniendo su nombre original “La Posada del Dragón” que lo toma del mítico dragón de piedra que protegía la Puerta de Moros de Madrid.

 

Y lo que fue la fábrica de jabones y la casa del posadero es hoy el restaurante. Ahora el olor a jabón se ha convertido en el olor que sale de los fogones que, os tengo que decir, es también maravilloso.

 

La Antoñita es un edificio singular con un curioso patio de corrala que hoy es parte del comedor y unas caballerizas que actualmente ocupa la zona del bar. Debajo de una parte del comedor se pueden ver los restos de la antigua muralla de Madrid.

Corrala restaurante la Antoñita
Corrala

Me gusta escribir sobre este local no solo por su comida y su historia sino porque veo que va camino de convertirse en un clásico después de 7 años abierto en pleno centro de Madrid. Y es que hay platos de la Antoñita que deberían ser nombrados patrimonio de la ciudad.

restaurante la Antoñita

La cocina de la Antoñita es como ellos mismos la definen “una divertida cocina de mercado”.  Y no han podido acertar más en la descripción. Platos clásicos con un punto de moderna sofisticación sin llegar a ser ñoñadas de esas que te quedas mirando el plato pensando que luego tendrás que tomarte un bocadillo.

 

¿Qué os recomiendo? Primero que os dejéis asesorar porque hay una parte de sugerencias del chef que tienen su motivo de ser. Las sugiere porque realmente están deliciosas.

 

Os recomiendo que probéis la ensaladilla. Es un clásico de la Antoñita y con el primer tenedor que os llevéis a la boca vais a saber el porqué. Una receta que ha viajado en el tiempo desde 1864.

La Antoñita

 

La colección de tomates marinados. Es-pec-ta-cu-la-res. Dejaos de protocolo y mojad el pan porque eso no se puede dejar en el plato.

La Antoñita

El tataki es otro de los imprescindibles. Fuera de carta pero en sugerencias del chef.

La Antoñita

Las endivias asadas están para morirse.

Y mi plato estrella: el crujiente de rabo de toro con parmentiere de patata. Muero de amor por ese plato.

La Antoñita

Y en el postre no existe negociación. Si solo vais a tomar uno: el jabón de la Antoñita. Un trampantojo de chocolate blanco con espuma que no sabes si comértelo o llevártelo a casa para el baño. (Comedlo, no puede estar más delicioso).

Si vienen a visitaros amigos de fuera es una magnífica opción para tomar platos típicos pero de una manera diferente. Muy apañado de precio (ningún susto) y en un local con historia. Con esta elección seguro que quedáis fenomenal. Y si no, para ir cualquier día que os apetezca comer muy bien. Es un sitio que además da muy buen rollo.

 

¡Si aún no habéis ido, es el momento!

 

¿Dónde está? C/ Cava Baja, 14

Aquí os dejo su dirección, su web y su Facebook.

Tel. 911 191 424

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: