He pasado algunos años en los que me he sumergido (o chapoteado porque es un mundo infinito)  en el  mundo de la moda (y no porque dé escrupulosamente mi diezmo a Inditex todos los meses, sino por trabajo) y he crecido muy cercana al mundo del arte (no porque en casa tuviéramos un Van Gogh en el baño como extravagancia de mis padres, pero sí por el trabajo de mi madre) así que podéis imaginar las ganas que tenía de ver esta exposición que aúna las dos cosas.

Si coger una revista de alta costura es sumergirse en un mundo inspiracional, poder ver los diseños, las telas y conocer las historias que hay detrás de algunos trajes míticos como el de Audrey Herpburn en “Desayuno con diamantes“, o trajes que acompañaron a personajes que han hecho historia en ese momento en el que la hicieron como Jackelin Kennedy, es un auténtico placer.

givenchy2

Y es que la moda es arte, es sociología, es psicología, es un lenguaje no verbal mediante el cual nos expresamos. Y hay maestros de la moda como Givenchy, que hablan un lenguaje culto, refinado y que hacen que la mujer se exprese femenina y con personalidad. Supongo que a todas nos encantaría caer en manos de un modisto (no diseñador, matíz) emblemático y dejarnos vestir por delicadas telas, acabados perfectos y diseños exclusivos.

La exposición está montada de tal forma que hay juegos de espejos en los que ver las espaldas de los vestidos, se mezcla la pintura con las telas (he de decir que la vistosidad de los diseños se come a los cuadros que pasan prácticamente inadvertidos para el visitante de la exposición).

Es inevitable jugar al “me lo pido” como haciamos mi hermano y yo de pequeños con el catálogo de juguetes del Corte Inglés.

Mi favorito un vestido de noche de bordados en coral. Otros no me los pondría nunca, como no colgaría muchos cuadros en las paredes de mi casa, pero son de un valor técnico incalculable y de una belleza de época maravillosa.

El comisario de la exposición Eloy Martínez de la Pera la define como “Pasear por lo bello”. Un recorrido por cuarenta años de carrera profesional del que ha sido bautizado como el último maestro de la Alta Costura.

Muy recomendable.

Toda la información sobre la exposición la teneis aquí disponible. Museo Thyssen. Givenchy.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: