Esto debería comenzar con un “tengo un amigo que…” El típico amigo inexistente que todos tenemos y al que recurrimos interesadamente cuando no queremos hablar de algo que nos ha pasado a nosotros.

Parece que ligar en una ciudad como Madrid es fácil. Pero todo es tan rápido y efímero que el amor dura una parada de metro, un semáforo o la cola del supermercado. Y ahora, que vamos todos con la cabeza metida en nuestros Smartphones, tenemos más posibilidades de ligar por impacto frontal (lo que viene siendo chocar con otra persona y que se alineen los planetas y sea el hombre o mujer de nuestras vidas) que con un cruce de miradas.

Imagen de Elle.fr
Imagen de Elle.fr

Ligar por la noche es un acto kamikaze y todos lo sabemos. Una copa de más y el que comenzó siendo un orco nos parece un príncipe o una diosa. Y como dijo aquél sabio que ahora no recuerdo su nombre “la noche me confunde”.

Hay que huir de la noche. Es como un filtro de Instagram que nos hace creer que todo es mucho más maravilloso de lo que realmente es.

Y es que ¿quién no se viene arriba cuando suena #JenniferLópezfeaturingPitbull a topísimo? Pero la resaca de la fiesta se convertirá en un tsunami depresivo si volvemos a quedar con esa persona y no tiene nada que ver con lo que creíamos que era. Expectativa-realidad; un clásico en esto del amor. Y un “no vuelvo a beber” más falso que Judas.

Cupido borracho es un auténtico descerebrado disfrazado de tierno ángel que siembra el caos. Un arma de destrucción masiva. Si a eso le unimos nuestra aportación en forma de vapor etílico, la necesidad de demostrar a la manada (amigos) que somos el macho/mujer alfa y que el ser humano está en una constante búsqueda del amor, nos venimos arriba en cuestión de segundos sin calibrar las consecuencias.

cupido estrellado

La tecnología se pone de nuestro lado para facilitarnos esa constante búsqueda que existe desde que el hombre es hombre. Ojo, la tecnología aún no está tan avanzada como para garantizar que no haya que besar muchas ranas para encontrar al príncipe/princesa (cuanto mal nos ha hecho el rollito de los cuentos hadas y cuantas perdices murieron en vano para esos falsos finales felices). Sin acritud, Walt (Disney), pero no te descongeles nunca porque hay mucha mujer cabreada por tu culpa esperando a que salgas de tu frío letargo para decirte cuatro cosas.

Ahora es cuando os cuento que “tengo un amigo que…”. Bien pues este amigo es usuario de Happn.

Happn es una aplicación que funciona de la siguiente manera: te la descargas y eliges tus preferencias para que no entre allí tal número de seres que tengas que pedir datos a la delegación de gobierno de la afluencia.

La aplicación hace todo lo demás.

Cuando te cruzas con alguien que también la tiene te aparece en tu pantalla. Y luego, en el momento que quieras dedicarle, vas seleccionando aquellas personas que cumplen con el perfil que te gusta. No desaparecen si no están cerca de ti en ese momento sino que se podemos “atrapar” en nuestro Smartphone  a esa persona con la que nos hemos cruzado en el metro y nos hemos mirado, a la que bajaba por las escaleras mecánicas de los grandes almacenes mientras tú las subías (se me ha ido de peliculero este momento) o a esa otra que estaba esperando a pagar en la misma cola del supermercado, a la que estaba en la cola de embarque en el aeropuerto, etc. Se quedan en tu aplicación hasta que decides que hacer con ellas.

Lo mejor es que te aparecen las veces que te has cruzado con esa persona. Lo que es fantástico para los más vagos. Sabes que no vas a tener que moverte mucho de tu zona de confort si te has cruzado 5 veces con la misma persona. Además, te dice el momento y el lugar.

Si la persona que aparece en nuestra pantalla nos gusta, le damos al corazón y si a él o ella le gustamos y hace lo mismo crash (encontronazo, traducido)! ¡Ojo! ¡Aviso! Las chicas tienen acceso libre a todo, pero los chicos, si no han sido correspondidos y quieren empezar una conversación con alguna chica, tendrán que comprar créditos para poder contactarla. Si los dos le habéis dado al botón del corazón es totalmente gratuito para ambos.

Es una aplicación ideal para ciudades donde las posibilidades se vuelven infinitas. Inmediatez y cercanía son las claves de esta App.

Si quieres conocer más sobre ella pincha aquí.

¡Ya sabes, si te toca trabajar este verano es un buen momento para conocer gente que también se queda en la ciudad!

¡Bienvenidos a la era de Cupido 2.0.! Y ya sabéis: Make it happn!

happn

unnamedPuedes descargarte la app tanto para IOS como para Android.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: