Amantes, esposas vengativas, malentendidos, intereses encontrados, infidelidad y surrealistas vínculos entre los protagonistas que en Francia lo llaman vodevil y aquí diríamos que “es de película de Berlanga”.

“Puertas” que se abren y se cierran que ocultan secretos y que en ocasiones los desvelan.

Ding dong es un clásico del teatro francés (le dindon) pero la temática sigue siendo tan actual que, si no nos dan este dato, podríamos pensar que está escrita por guionistas actuales. Su director es el responsable del éxito de obras de teatro como Burundanga.

Ding dong tiene un aire costumbrista y expone el cinismo de esa burguesía acomodada que trata de mantener las formas en todo momento pese a tener muchas cosas ocultas en el fondo de los cajones.

La perfecta Lucienne juró que solo engañaría a su marido en el caso de que este le fuera infiel. Y es así como un conocido de su marido, interesado en ella, intentará desesperadamente demostrarle que éste no respeta tanto el matrimonio como ella piensa con el fin de que ella se vengue en sus brazos. De esta manera empieza la vibrante trama de esta comedia con un gran trasfondo de realidad sobre las relaciones humanas.

Unos personajes protagonistas que se enredan con imprescindibles personajes secundarios dando lugar a unas tramas interconectadas que hacen que la obra llegue a un punto de locura en la que el espectador entra en el juego poniendo su imaginación a trabajar.

La puesta en escena es, junto con el vestuario de los actores, lo más original de la obra. El escenario es una especie de piscina llena de toboganes en la que, según avanza la obra puede entreverse un significado metafórico de las subidas y bajadas de la vida.

Los actores suben las escaleras de un tobogán para enfatizar la trama, para cambiar de escenario, para recibir nuevos actores. Un continuo vaivén tan ágil como los diálogos. El escenario está adaptado para que el público se reparta por todos los laterales con lo que cualquier sitio es bueno para disfrutarla.

Es una obra de teatro que hace que nuestra imaginación vuele porque no nos dan todo hecho. Nada es convencional en la puesta escena y ahí reside su éxito.

Los actores, está claro, que están en plena forma física.

El hecho de que la obra sea al aire libre la hace un planazo para este verano. Se puede tomar algo mientras se disfruta de ella. Si queréis un plan divertido y diferente, no dejéis de ir a ver esta obra que por su trama y por el entorno en el patio del teatro Galileo vais a pasar un rato magnífico.

Aquí podéis comprar las entradas. 

  • Autor: Georges Feydeau
  • Dramaturgía: Alejandro Cueva, Andrés Acevedo, Gabriel Olivares
  • Dirección: Gabriel Olivares
  • Compañía: TeatroLab Madrid
  • Interpretación: Alba Loureiro, Alejandro Cueva, Alejandro Pantany, Andrés Acevedo, Ariana Bruguera, Eduard Alejandre, Guillermo Sanjuán, Javier Martín, Jose Félix Romero, Juan Ortega, Luis Visuara, Mar Mandli, Patrick Martino, Silvia Acosta, Sonia Sobrino, Teresa Alonso
  • Género: Comedia
  • Espacio: Patio Galileo
  • Horario: L-S 21h30
  • Duración: 110 Mins.
  • Fechas: Del 02/07/2018 al 01/09/2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: