Búscame en el Retiro, caminando entre las hojas caídas y los árboles desnudos, disfrutando de fríos atardeceres y de puestas de sol que rompen el cielo en mil tonalidades anaranjadas.

Búscame en el Parque del Capricho una mañana de domingo paseando entre sus laberínticos caminos.

Búscame en una cafetería de Malasaña con una taza de café caliente, mirando a la calle adivinando la vida de la gente.

Búscame en el teatro, refugiándome del frio en el terciopelo rojo de unas butacas centenarias.

Búscame bajo un paraguas disfrutando del olor a tierra mojada y buscando charcos que pisar dejando salir la niña que llevo dentro.

Pinterest
Pinterest

Encuéntrame bajo las sábanas una mañana de sábado, buscando el momento de salir de ellas sin prisa por pisar el frio suelo.

Búscame comprando castañas en uno de los pequeños puestos que aun sobreviven por la ciudad.

Búscame con una bolsa cargada de granadas camino de casa.

Encuentráme una mañana de domingo paseando por el Palacio Real viendo como el sol se refleja en sus cristales sin apenas calentar.

Encuéntrame paseando por alguno de los pueblos de la sierra madrileña, respirando el aire frío que entra por los pulmones y despeja la cabeza.

Encuéntrame un domingo comiendo un buen cocido con amigos entre risas.

Búscame en una pastelería disfrutando de unas tartas y un café entre confesiones de amigas.

Pinterest
Pinterest

Encuéntrame viendo cómo se pone el sol en la Gran Vía viendo como los últimos rayos del día rebotan contra los cristales de los edificios. O en la Puerta de Alcalá sin parpadear disfrutando de cómo se cuela la luz por sus arcos.

Búscame paseando por el barrio de Salamanca disfrutando del momento en el que se encienden las farolas de la ciudad y tienes la sensación de ser parte de un instante mágico.

Búscame una tarde de sábado envuelta en una manta en el sofá viendo una película.

Pinterest
Pinterest

Encuéntrame dejándome que el viento del norte me acaricie la cara a primera hora de la mañana.

Búscame tomando un vino en alguna de las tabernas del barrio de las letras.

Encuéntrame en la sierra, frente a una chimenea.

Porque Madrid se pone guapa en otoño y es más Madrid que nunca.

¡Se muy bienvenido, otoño!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: