Algo había oído hablar de este local y me estaba dando la sensación de que me perdía algo que realmente merece la pena y, efectivamente, así era. Como solo hablo de lo conozco por norma, no podía pasar mucho más tiempo sin ir a probarlo.

Aunque no os haya llegado por algún conocido algún comentario sobre este sitio (en Madrid al final, ¡todo se sabe!), Fonty, es el típico sitio que ya solo con pasar por delante llama la atención. En la calle Castelló,en el número 12, a una manzana de llegar al Retiro, una preciosa fachada muy al estilo boulangerie parisina hace que bajemos la velocidad e incluso que frenemos el paso. (Esperando a la persona con la que había quedado, con esa puntualidad tan británica mía y tan española la parte contraria, tuve oportunidad de comprobar como la gente paraba y miraba en varias ocasiones).

El edificio en el que se encuentra Fonty, es un inmueble protegido, por lo que han respectado perfectamente la estética de la calle.

fonty0671

Y es que este tipo de locales, hacen que Madrid se vea más “guapa” (siempre hablo de Madrid en femenino, algún día daremos una vuelta sobre ésto).

El interior nos lleva a esa decoración nórdica-industrial que mezcla el ladrillo visto, con paredes desconchadas estrategicamente, enormes tuberías a la vista, mesas de hierro forjado y madera… Tiene el aire afrancesado pero con un toque de los restaurantes del San Francisco más cool.

Fonty es un sitio acogedor, de esos que transmiten “buenrollismo”.  Una cosa que me llamó especialmente la atención es el cuidado del detalle en la atención al cliente. Los camareros llevan la sonrisa puesta constantemente, son educadísimos al tiempo que cercanos y ágiles en el servicio.

La mesa más codiciada es la que se sitúa en el ventanal que da a la calle. Pero desde cualquier mesa se disfruta o bien mirando el interior del obrador (integrado en el local y que puede verse a través de una gran ventana)o la calle.

Fonty tiene la técnica de obrador francés pero sus dueños, Luis y Marie Valdez, han vivido en varios países y ésto hace que sus “creaciones” tengan un toque especial. El nombre de Fonty, de hecho, viene de la ciudad francesa Fontainebleau.

Pegar la nariz en el mostrado de Fonty, es inevitable. Comemos por los ojos y lo que tienen en este local son pequeñas obras de arte: cualquier pastel, los sandwiches, las quiches, dulce o salado es un asalto a la vista. Trabajan buenas materias primas con ese refinamiento que solo pueden tener las cosas hechas con técnica y pasión por hacer lo que te gusta.

Probamos lo dulce, todo delicioso, pero ¡volveremos a comer o a probar el brunch seguro! ¡Verlo ha sido suficiente para querer probarlo!

Y a pesar de todo esto que he contado, los precios muy asequibles. Y lo mejor, te lo puedes llevar a casa porque tienen servicio Take Away.

Lunes – Viernes 9:00 a 21:00
Sábado 10:00 – 21:00
Domingo 10:00 – 19:00 – brunch de 11:00 a 16:00

 

2 comentarios en “FONTY. UN “PETIT” OBRADOR EN EL BARRIO DE SALAMANCA”

Deja un comentario