Pensamos que somos dueños de nuestra mente, que tenemos el control sobre nuestros pensamientos, pero hay situaciones o personas que hacen que estas “supuestas” verdades se tambaleen.

Pablo Raijestein es una de esas personas, de apariencia normal; podría ser tu amigo de la universidad de toda la vida al que le gustan los trajes hechos a medida con cierta sofisticación victoriana y con punto de elegante excentricidad acorde con el mundo al que nos traslada.

Pablo es una especie de imán que atrae toda la atención solo con las primeras palabras que salen de su boca. Su manera de expresarse, su discurso y su ácido humor hace que el espectador se rinda a su persona.

En una atmósfera casi onírica se desarrolla la performance en la que las expresiones de estupor, los “no me lo puedo creer” y los suspiros se suceden.

mentalismo en el cine

El hilo conductor del espectáculo son las películas malditas en el cine. Aquellas en las que, además de tratar asuntos paranormales, se produjeron en torno a ellas una serie de sucesos inexplicables que terminaron con la vida de sus protagonistas.

Ir a ver a Pablo Raijestein supone abrir la mente a lo imposible. Hay que dejarse llevar para disfrutar de un auténtico espectáculo en el que lo paranormal, el mentalismo, la telepatía y lo inexplicable nos hacen replantearnos el poder de la mente.

Mentalismo en el cine no es un espectáculo, es una experiencia en la que el público se convierte en protagonista. Con cierto reparo al principio y totalmente entregado al final.

Si no estás dispuesto a abrir la mente y aceptar lo inexplicable este no es tu espectáculo. Si eres valiente y quieres ser parte de una experiencia que cuestione tus, hasta ahora, dogmáticas verdades, no dejes de ir.

¿Pueden dos mentes conectarse solo con estar en la misma sala? ¿Podemos sentir lo que le hacen a otra persona aun estando privado de los sentidos?¿Sugestión colectiva? La respuesta en “Mentalismo en el cine”.

Si tenéis suerte, Pablo se quedará al final del espectáculo tomando una Hendrick´s Gin y saludando a los asistentes. Yo me quedé con las ganas de hacerlo, pero hay días que te levantas tímida y pierdes la oportunidad.

Hendrick´s Gin

Es algo tan diferente y tan experiencial que solo puedo recomendároslo. Yo no sé cómo no lo he descubierto hasta la sexta temporada.

Mentalismo en el cine está en el Palacio de la Prensa. En este enlace podéis comprar las entradas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: