Es posiblemente uno de los monumentos más bonitos de Madrid. Quizás le reste majestuosidad el propio entorno o quizás le de ese aire romántico que posiblemente no tendría si estuviera rodeado del hormigón de los edificios o rodeado del tráfico madrileño.

Es la foto de referencia para aquellos que visitan el Retiro. Pero poca gente sabe que se trata de un monumento al amor. El que sintió, sin ser correspondida, la reina María Cristina por su marido el Rey Alfonso XII y el pueblo que disfrutó durante su breve reinado un periodo de paz y estabilidad.

Se dice de Alfonso XII que fue el rey más castizo, que le gustaba disfrutar de las tabernas y verbenas codeándose con el pueblo y también de las mujeres desde que enviudara del amor de su vida, María de las Mercedes, con la que estuvo solo casado seis meses hasta que unas fiebres tifoideas se la llevaron con tan solo 18 años.

A pesar de sus escarceos amorosos, sabía que como monarca debía dar un heredero a España y contrajo matrimonio de nuevo con María Cristina de Austria. Poco agraciada a los ojos del monarca y no bien aceptada por el pueblo, quien seguía enganchado a la historia de amor con María de las Mercedes, Cristina o “doña virtudes” como la bautizó el pueblo, fue una buena reina, pero no logró conquistar el corazón de su marido.

Una mortal epidemia de cólera empieza a mermar a la población de Aranjuez en 1885 y el rey se empeña en visitar a los afectados sin ser consciente del peligro que podía correr su vida ante la rapidez con la que se extendía el contagio. Contraviniendo la orden del Gobierno de acercarse a la zona afectada el monarca abrió las puertas del Palacio Real de Aranjuez para alojar a las tropas enfermas y visitó a las monjas, casi todas enfermas, del Convento de San Pascual. Consoló a los pacientes y colaboró en el reparto de ayuda.

Pero ser rey no garantiza la inmunidad frente a la enfermedad y Alfonso XII fallece a los 27 años; una tuberculosis acaba con su vida sin saber que su mujer le daría seis meses más tarde el ansiado heredero. El pueblo llora la muerte del “Pacificador” y el cariño de sus gentes se materializa en el monumento del Retiro, costeado casi en su integridad por las aportaciones de los españoles.

La falta de recursos económicos ocasionó que los materiales no fueran los mejores y el añadido del húmedo entorno no ha ayudado a su conservación, por eso, hasta hace poco lo hemos visto cubierto por andamios.

Fue su heredero, Alfonso XIII quien inauguró el conjunto escultórico en 1922, veinte años después de que fuera encargado al arquitecto José Grasses Riera.

La estatua del monarca está rodeada por una doble columnata de estilo jónico con los escudos de las provincias españolas grabados y que simboliza el abrazo de España a su rey.

Quizá porque lo terrenal fuera insuficiente, y el granito, mármol y bronce no bastaran para el caso, la reina viuda intentó que la construcción tuviera un matiz casi místico como símbolo del reinado de Alfonso XII. La tierra y el agua cuentan la grandeza terrenal de su reino, simbolizadas en las sirenas y los leones que bordean el hemiciclo.

Bajo la estatua del rey se encuentran varios grupos escultóricos metáfora de los valores del reinado de Alfonso XII: Paz, Libertad y Progreso, cada uno representado por figuras representativas de su área.

Originalmente, el monumento contaba con esculturas y jarrones que desaparecieron con la Guerra Civil, entre las que destacaban cinco ángeles ubicados en las cúpulas del hemiciclo.

Imagen diario ABC

Bajo el pedestal de la estatua ecuestre del rey se esconde un mirador esculpido por Mariano Benlliure, que solo se ha abierto en breves periodos de tiempo desde la inauguración.

Sin embargo, tras un proceso de profunda restauración, los madrileños ya podemos disfrutar de las vistas de este privilegiado observatorio.

Casi 30 años después del último cierre, a partir de este 25 de abril, se puede subir por una estrecha escalera que se eleva 22 metros sobre el lago. Superados los escalones se llega a una cámara que ofrece unas vistas de 360 grados sobre Madrid.

Entre abril y septiembre solo se harán 5 visitas guiadas por semana, con 10 personas por pase. Sábados por la mañana y miércoles por la tarde. Para poder reservar solo tenéis que pinchar aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: