Dicen que todos venimos con un fin a este mundo.

Nos cuesta años encontrarlo e incluso, muchas veces, lo abandonamos sin saber la huella que hemos dejado.

Con dos años es imposible que te haya dado tiempo, ni siquiera, a ser consciente de ti mismo.

Tu misión es este plano, por tu edad, era jugar, intentar darle fuerte a la pelota, montar en tu triciclo, caerte de él, volverte a subir… descubrir el mundo, aprender, ayudar a tu madre a tener una razón para vivir.

Quizás fueron esas ganas de explorar lo desconocido, la falta de conciencia del peligro, que a tu edad no existe, lo que te llevó hacia tu fatal destino: un profundo, angosto y oscuro pozo.

Y de repente, después de pensar sobre lo malvado que puede ser el destino, pudimos saber cuál era tu misión en esta vida.

Pasaste poco tiempo entre nosotros porque tu cometido estaba claro y lo has cumplido con nota:

  • Nos has enseñado que juntos somos más fuertes.
  • Que no hay kilómetros cuando nos une una causa y que las distancias se acortan cuando la voluntad es grande.  
  • Nos has devuelto la capacidad de creer en los otros.
  • Nos has reconciliado con la bondad y la generosidad humana.
  • Nos has sacado de un letargo emocional, de la locura de unas noticias de un mundo que parece que no tiene solución, pero tú, nos han devuelto la esperanza en las personas.
  • Hemos rezado por ti, te hemos acompañado en la oscuridad del pozo durante 13 largos días.
  • Has acercado personas, has descongelado corazones, has demostrado la grandeza del ser humano.
  • Nos has enseñado que los héroes existen: desde el que se juega la vida para cogerte de la mano y rescatarte de la oscuridad a pesar de que tu ya te habías ido de la mano de tu hermano, hasta quienes han abierto sus casas para dar un hogar a desconocidos. Más de 300 personas con un objetivo común y un solo corazón latiendo con fuerza.
  • Nos has mostrado que el ingenio del hombre es infinito cuando se trata de ayudar.

Tu corto paso por este mundo ha sido muy grande, Julen. Tu misión ha sido inmensa. La palabra: UNIÓN ha tomado un nuevo significado gracias a ti.

Imagen de Diario SUR

Ahora descansa en paz, Julen. Ahora tienes todo el tiempo del mundo para jugar con tu hermanito, que seguramente ha hecho alguna travesura allá donde ahora estáis los dos para poder tenerte con él.  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: