A pocas horas de despedirnos del año más de 40.000 personas se echan a las calles para correr la última y más tradicional carrera del año. Cifra que solo se supera en Nueva York. Y ya son 52 los años en los que Madrid recibe gente de todo el mundo para terminar el año corriendo. 

 

Pero si algo se nos da bien a los madrileños es venirnos arriba en un bar. Danos una cerveza, una servilleta y un bolígrafo y lo mismo echamos a las tropas franceses que montamos una de las carreras más importantes del mundo.

 

Porque así nace la San Silvestre vallecana. Corre el año 1964 y en un pequeño bar del Puente de Vallecas, el Bella luz, se planta la semilla para una de las carreras más populares del mundo. ¡Si, del mundo!

 

Ya sabemos que con una caña empieza la broma y a la cuarta es un hecho. Y eso pasó con Antonio Sabugueiro, creador de la carrera, que en un bar con dos amigos, harto de tener que ir al campo a correr imaginó una carrera por la ciudad y nocturna.

 

Y de la servilleta de papel del bar al hecho pocos meses pasaron. D. Antonio comenzó a mover contactos y consiguió que en la primera edición corrieran 100 personas (todos atletas profesionales esta vez) con un beneficio de 24 € que dio para comprar los trofeos y algún bocadillo de salchichón. Aun recuerda como el jefe de tráfico de Madrid le tachó de loco cuando le pidió cortar el tráfico en el Paseo de la Castellana la última tarde del año.

 

Primera San Silvestre Vallecana en 1964

 

Y poco a poco, como a los madrileños nos gusta una manifestación popular y echarnos a las calles más que a un tonto un timbre, la carrera fue ganando en popularidad y hoy bate records de participación cada año. 

¿POR QUÉ SAN SILVESTRE?

 

La carrera comenzó llamándose Gran Premio de Vallecas, hasta que un periodista forjó el titular “Madrid ya tiene su San Silvestre”. Muchas ciudades alrededor del mundo tenían la tradición de organizar carreras populares el último día del año que según el santoral católico es el día de San Silvestre.

 

Pese a que corren atletas profesionales solo hay que esperar a que llegue la marea de corredores aficionados para pasar una divertida tarde entre amigos viendo como la gente echa mano del mejor humor en la última tarde del año. Comienza el desfile de personajes en la San Silvestre y se caldea el ambiente festivo para dar la bienvenida al año nuevo.

 

Madrid en su pura esencia: gente por las calles con un fantástico humor.

 

Toda la información sobre la carrera pinchando aquí.

Deja un comentario