Semana Santa en Madrid.

cabecera2

Para los que os quedáis en Madrid, tengo que deciros que es la mejor época del año. Esa primavera que va asomando aun tímida y Madrid medio vacio por el autoexilio a la playa, al pueblo o a la casa de la sierra de muchos madrileños, hace que Madrid tenga un aspecto muy diferente. Pocos madrileños y muchos “guiris” por las calles. No hay que reservar en los restaurantes, se puede aparcar en la puerta de los sitios…

Los que nos quedamos en la ciudad tenemos la oportunidad de disfrutar de un Madrid tranquilo como nunca y de una Semana Santa que cada vez va adquiriendo más popularidad.

Las procesiones en Madrid no tienen nada qué envidiar a las de ningún otro punto de España. Fruto de esa mezcolanza que nos define como gran urbe y de la gran cantidad de pobladores de otras provincias, aquí podemos encontrar procesiones al más puro estilo castellano; austeras, silenciosas, de recogimiento. Y procesiones al estilo andaluz donde la pasión, las saetas y los gritos a la Virgen o al Cristo rompen en palmas de devoción.

Una actividad totalmente recomendable en los días de Semana Santa es visitar las iglesias desde las que salen las procesiones. Ver la belleza de los pasos, la riqueza artística de las imágenes, y el engalanamiento de las iglesias para la ocasión, es un espectáculo que se sea creyente o no, no deja indiferente.

El centro de Madrid se llena de olor a incienso y claveles, mujeres de mantilla, cofrades cubiertos por capirotes, cadenas que arrastran los penitentes y costaleros, y personas que guardan cola pacientemente para ver pasar al Cristo o a la Virgen que veneran, visitantes de otros países que asisten atónitos al espectáculo… Muchas veces me he preguntado como debe ser verlo por primera vez si no lo has vivido desde niño.

Ver como los costaleros luchan contra la fuerza de la gravedad bajando el paso de Jesús el Pobre en la Iglesia de San Pedro, en cuclillas y ver como recorre la calle del Nuncio casi rozando las paredes mientras los braceros hacen bailar el paso; la salida de la Macarena y Jesús del Gran Poder de la Imponente Colegiata de San Isidro o ver al Cristo de los Alabarderos en el atardecer del Palacio Real, es todo un espectaculo tan pintoresco como inquietante. Algo que puede producir tanto rechazo como pasión, pero que hace que no podamos mirar en otra dirección.

1442323409_39200985719

Y como buena madrileña, conmoverse al escuchar la saeta que desde el Hotel Palace, uno de sus empleados, todos los años le canta a Jesús de Medinacelli, uno de los pasos más de Madrid, más nuestros.

Uno de los momentos más espectaculares que he vivido en la Semana Santa madrileña, ha sido, cuando a la 1 de la madrugada, estando en la Latina, asomaron por la cava baja asomaron los pasos de Jesús el Pobre y María del Dulce Nombre y al ritmo de tambores y trompetas, los braceros, aumentaron la velocidad de los pasos haciendolos bailar hasta llegar al balcón de Lucio, desde donde se arrancaron por una saeta.

Asistir el domingo a la Tamborrada de la Plaza Mayor y notar como se acelera el corazón al ritmo que marcan los cientos de tambores y como no, hacer cosas tan castizas como tomarse una buena torrija en cualquiera de las pastelerías tradicionales del centro.

semana-santa-madrid

Aquí podeis consultar todo el programa de actividades de la Semana Santa Madrileña y aquí os dejo un artículo sobre las curiosidades de Semana Santa.

Y hemos descubierto una curiosa y práctica aplicación para los que queráis seguir las procesiones icofrade.

Os dejo tambien un artículo publicado en ABC con Curiosidades sobre la Semana Santa.

A disfrutar de la Semana Santa Madrileña que os va a sorprender si hasta ahora no la habéis vivido. Y como he dicho, se sea creyente o no, no deja indiferente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: