Hay sitios en Madrid en los que es mejor no encontrarse solo y menos cuando cae la noche y la oscuridad se adueña de la ciudad.

 

Existe un Madrid oculto que no ofrece la cara más amable de la ciudad y que esconde crímenes, misterios sin resolver y fantasmas que no encontraron la paz al intentar dejar este mundo, quedándose atrapados en él. Ese Madrid que hace que nos recorra un escalofrío por la espalda solo por pasar cerca de los muros de alguno de los edificios que entraron en la leyenda negra de Madrid.

 

Siempre que paso por alguno de esos lugares pienso en los guardas de seguridad que hacen los turnos de noche y en la gente que abandona las oficinas a ultima hora de la tarde cuando se han apagado casi todas las luces y empieza a hacerse el silencio en los pasillos.

 

Hay lugares que guardan la memoria de hechos de los que sus paredes fueron testigos y que no son capaces de olvidar.  Episodios terroríficos que han tenido lugar en su interior. Como si sus muros no superaran la visión de las cosas que allí han sucedido.

 

En Madrid son muchas las leyendas de fantasmas que circulan entre sus habitantes pero hay ciertos sitios que solo con pensar en ellos hace que sintamos cierta inquietud. Os dejo lo que a mi me ponen especialmente los pelos de punta:

 

  • El Palacio de Linares: solo hay que asomarse al jardín y ver la “Casita de muñecas” que el Marqués hizo construir para la hija que tuvo con su propia hermana según cuenta la leyenda. Una preciosa joya arquitectónica pero que no invita a pesar en una niña jugando allí sino más bien recluida, oculta a los ojos de la elitista sociedad que frecuentaban y que solo recordaba la vergüenza de ser fruto de una relación incestuosa.

Hablan de llantos de mujer, gritos de niños, pasos y corrientes de aire helado que se suceden dentro del palacio. Y aunque se han desmontado muchas teorías sobre los supuestos fantasmas que habitan el palacio, es significativo que desde que murieron los marqueses, a pesar de haber pasado por varias manos, nadie haya vivido allí jamás.

 

Imagen de Pinterest
Imagen de Pinterest
  • La casa de las 7 chimeneas. Hoy sede del Ministerio de Cultura. La existencia de esta casa ha estado siempre unida a hechos tenebrosos. Cuenta la oscura leyenda que en esta casa murió la amante del Rey Felipe II en extrañas circunstancias. Son muchos los que han dicho ver a una mujer vestida de blanco caminando a paso lento, sosteniendo una antorcha y señalando hacia el antiguo Alcázar de Madrid, residencia del monarca.

Pero esta casa guarda más misterios ocultos como el asesinato de un mayordomo y la        aparición del cuerpo de un hombre empalado entre sus paredes.

Imagen de Pinterest
Imagen de Pinterest
  • La Iglesia de San Ginés. ¿Cuantas veces habéis pasado por delante de ella y os ha parecido una Iglesia preciosa? Pues sabed que esconde un violento episodio. Y digo yo, que ya puestos a ver fantasmas que, por lo menos, estén enteros pero el que se aparece en esta iglesia está decapitado.

Reinando Pedro I, unos ladrones irrumpieron en la iglesia con la idea de saquearla. Un anciano que allí se encontraba rezando no tuvo tiempo de esconderse y los ladrones lo decapitaron para que no pudiera delatarlos.

Imagen de ABC
Imagen de ABC

Días más tardes, una sombre sin cabeza se presentó en la iglesia con el fin de desvelar la identidad de sus asesinos. Y eso ocurrió, los asesinos terminaron en el fondo de un barranco ajusticiados.

 

  • Museo de Arte Reina Sofía. Este es quizás el caso que más miedo puede dar porque existen grabaciones, estudios, etc. sobre los fenómenos paranormales que allí ocurren. El Museo de Arte Reina Sofía es ahora lo que fue antiguamente el Hospital General de Madrid que albergaba la morgue de la ciudad. Pero antes de convertirse en hospital comenzó siendo un albergue donde mendigos de la ciudad iban a morir. Muchos de ellos se cree que pueden estar enterrados allí. Igual que los enfermos que durante los primeros años de funcionamiento del hospital murieron por la peste y ante la premura por enterrarlos para intentar frenar la enfermedad se hizo allí mismo.

Gritos, puertas que se abren y se cierran, alarmas que saltan sin sentido y un sinfín de descubrimientos macabros como los cuerpos de 3 monjas allí enterradas hacen que este lugar sea de los más siniestros de Madrid. Si vais por allí, preguntad por Ataulfo. Uno de los episodios paranormales más conocidos de la historia de Madrid.

 

  • Estación del metro Tirso de Molina. La estación de Tirso de Molina se construyó bajo lo que eran los cimientos del convento de la Merced. Al comenzar las obras se encontraron numerosos huesos de los monjes que allí vivieron. Al no saber que hacer con ellos se decidió dejarlos en los andenes tapados por los azulejos. Cuentan que llegada la noche se oyen gritos procedentes de esas paredes.

Imagen de Verne

Cuentan que el alma de una mujer muerta coge el último tren en esa estación, se sienta en uno de las vagones y observa fijamente a quien se sienta frente a ella.

 

  • La casa maldita de la calle Antonio Grilo. 8 asesinatos han presenciado las paredes de esa casa. Un hombre se suicida después de asesinar a sus hermanos y a sus padres, años más tarde un sastre asesinado y solo pasan unos pocos años más y una mujer mata a su bebé. Espeluznante pensar en aquello que puede tener esa casa dentro para que confluya tanto mal.
Foto Pablo López Learte
Foto Pablo López Learte

Hay más lugares en Madrid cuyos misterios, macabros descubrimientos, crímenes que en ellas se cometieron, etc. hacen que la ciudad tenga una cara oculta. Leyendas que nos atraen pero que al mismo tiempo nos hacen tener ese miedo que eriza la piel.

Ahora, después de leer esto. Vigilad bien quien se sienta frente a vosotros en el metro o quien creéis que camina detrás vuestro en el Museo Reina Sofía. Puede que al daros la vuelta, después de oir pasos, no haya nadie detrás.

 

Deja un comentario