APARCAR EN MADRID

¡Qué hartura de verdad! En esta ciudad cada vez hay más coches que sitios, cada vez más plazas para carga y descarga, más para organismos oficiales, más contenedores de obra y de reciclaje y más bolardos y bolardas que lugares para aparcar.   Y, por supuesto, tenemos que añadir la figura de ese ser despreciable…