DE VUELTA EN MADRID

Después de unos días viajando,  a miles de kilómetros de Madrid y con un oceáno por medio, es el momento de deshacer maleta, ordenar recuerdos y sonreir rememorando los buenos momentos del camino. “Viajar, como dormirse, es un peligro siempre y una promesa cada vez. Es típico tener a los peligros, sin embargo, la intesidad…