Cuando he visto los números de hipnosis o de mentalismo en televisión me ha salido la vena más escéptica. Mi lado más racional del cerebro me hace cuestionarme todo aquello que no entiendo y de lo que no tengo evidencia física. Verlo a través de una pantalla parece que predispone a no creerse nada. En la televisión todo puede parecer lo que no es con una buena iluminación, una buena toma de cámara y unos buenos actores. Pero cómo cambia el cuento cuando lo vives en directo y en tu propia piel.

 

No voy a desvelar absolutamente nada de lo que allí ocurre porque sería como hacer spoiler de una película, destripar el espectáculo, y además, hay que vivirlo porque es de esas experiencias que por mucho que te lo cuenten, si no la vives personalmente…

 

Un café con un ambiente que ya tiene algo de mágico. Cortinones rojos de terciopelo, sillas antiguas, sofás Chester, la luz justa. Poca gente, lo que le da un aire aun más íntimo y una música que acompaña durante todo el espectáculo y consigue que nos impliquemos aún mas.

 

Volta Café

 

Jorge Aystaro sale al escenario. Un tipo con una mezcla perfecta entre la comicidad que se necesita para ganarse a un público, seguramente tan escéptico como yo para estas cosas al comienzo del espectáculo, y la seriedad de la que hay que rodearse para trabajar con la mente y darle credibilidad.

 

Jorge Astyaro

 

Ya el primer número nos deja a todos alucinados y esto lo puedo decir de primera mano porque fuimos “víctimas” de los “poderes” de Jorge. A partir de ahí el nivel del espectáculo fue in crescendo para terminar con un número en el que consigue tenernos a todos conteniendo la respiración.

 

Pudimos ver desde lecturas del pensamiento, adivinaciones imposibles y demostraciones de hipnosis qué provocan una mezcla de sensaciones que pasan por la risa, el estupor, etc. Como no quiero desvelar nada de lo que allí ocurre, tengo que deciros que os fijéis en un número de una llave. No conseguí cerrar la boca mientras sucedía.

 

Y, por supuesto, os aseguro que cuando salgáis de allí la conversación sobre lo que habéis visto se convierte en trending topic con quien hayáis ido, intentando entender lo que solo Jorge podría desvelar. Al salir del espectáculo nos fuimos a cenar y a través del cristal le vimos pasar, alto, imponente. Fue como tener una visión inquietante de alguien que puede entrar en tu mente. Pero Jorge es de esas personas que rápidamente generan una corriente de simpatía (¡mejor llevarse bien con él!).

 

Sea el poder de la mente, la autosugestión o trucos os recomiendo el show. Es una noche diferente en la que Jorge consigue meternos en un espectáculo que nos hace reír, alucinar, cuestionarnos mil cosas y sobre todo disfrutar de algo diferente.

 

  • Dónde podéis verlo: Volta Café. Calle Santa Teresa, 9. 
  • Cuándo: los viernes del mes de enero.
  • Podéis comprar las entradas en Atrápalo pinchando aquí.
  • Si queréis saber más sobre Jorge podéis echar un vistazo en su web.

Un comentario en “UNA NOCHE DIFERENTE, HIPNOMANCIA Y MENTALISMO (Y MUCHO “NO DOY CRÉDITO”)”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: